Noticias

El "infierno" de los abusos sexuales a niños en la Iglesia católica en Francia

Más de 216 mil menores fueron víctimas de abusos sexuales en el seno de la Iglesia católica en Francia desde 1950, revela un informe independiente

Por Agencias

- 05 de Octubre de 2021 - 06:31 hs
El "infierno" de los abusos sexuales a niños en la Iglesia católica en Francia

El "infierno" de los abusos sexuales a niños en la Iglesia católica en Francia

París.- Más de 216 mil menores fueron víctimas de abusos sexuales en el seno de la Iglesia católica en Francia desde 1950, reveló este martes un esperado informe independiente que ahondó en este "infierno" que ya golpeó en el pasado a Estados Unidos y Australia.

Sacerdotes y religiosos abusaron de 216 mil menores entre 1950 y 2020, si bien la cifra ascendería a 330 mil si se tiene en cuenta a los laicos que trabajaron en instituciones religiosas, apunta la Comisión Independiente sobre los Abusos Sexuales en la Iglesia (Ciase).

Hasta inicios de 2000, la Iglesia católica francesa mostró una "cruel indiferencia" con las víctimas de estos abusos que tuvieron un "carácter sistémico", subrayó durante la presentación del informe el presidente de la Ciase, el exalto funcionario Jean-Marc Sauvé.

Te recomendamos: Nobel de Física, a expertos en el clima y un teórico italiano

Este católico practicante de 72 años entregó el informe de más de 2 mil páginas, "una pesada carga tanto en el sentido literal como figurado", a la Conferencia Episcopal (CEF) y a la Conferencia de Religiosos y Religiosas de Francia (Corref), que lo encargaron.

La respuesta del episcopado no se hizo esperar. "Mi deseo en el día de hoy es pedirles perdón", dijo el presidente de la CEF, monseñor Éric de Moulins-Beaufort, que expresó su "vergüenza" y "determinación a actuar" con las víctimas.

Francia no es un caso aislado. Al menos 3 mil 677 niños fueron víctimas de abusos de religiosos en Alemania entre 1946 y 2014, según un informe de 2018, y, según abogados independientes, se presentaron en Estados Unidos más de 11 mil denuncias.

Otros escándalos estallaron en Chile, Canadá o Australia. En abril, expertos mandatados por la ONU, pero que no hablan en su nombre, pidieron al papa Francisco que actúe y expresaron su "gran preocupación" por las numerosas acusaciones.

El pontífice argentino ha convertido sin embargo la lucha contra las agresiones sexuales, conductas que hacen del clero un "instrumento de Satán", en una de sus prioridades y publicó en 2020 un manual para gestionar denuncias en la Iglesia católica.

Te recomendamos: Los abusos sexuales a menores en la Iglesia en América Latina

"Regresan del infierno" 

Los 22 miembros de la Ciase iniciaron sus trabajos en febrero de 2019 tras una serie de escándalos, como el del sacerdote Bernard Preynat, condenado en 2020 a cinco años de prisión por abusos en los años 70 y 80 y cuyo caso inspiró el premiado film "Grâce à Dieu" (Gracias a Dios), de François Ozon.

"Ustedes, miembros de la comisión, regresan del infierno", dijo durante la presentación François Devaux, fundador de La Parole Libérée, una antigua asociación de víctimas que en 2016 denunció el caso de Preynat y la inacción de cardenal Philippe Barbarin.

Las primeras cifras avanzadas ya dieron muestra del horror. De los 115 mil sacerdotes o religiosos hombres censados en los últimos 70 años en Francia, hubo "entre 2 mil 900 y 3 mil 200 pederastas", dijo el domingo a la AFP Sauvé, precisando que era una "estimación mínima".

Además de evaluar el alcance de los hechos, los expertos (abogados, teólogos, psicólogos, historiadores,...) evaluaron la respuesta de la Iglesia y formularon 45 propuestas para reconocer el dolor de las víctimas, evitar otros casos y reformar el derecho canónico.

"Quiero que la Iglesia reconozca esa extrema violencia", que dé nuevas directrices a los clérigos, pero, sobre todo, que "no pase página", les había dicho Jean-Marie, un hombre de 82 años que fue víctima de abusos por religiosos en su infancia.

La Ciase pide así a la Iglesia que reconozca su responsabilidad "sistémica", que ponga en marcha ceremonias públicas para honrar a las víctimas y que deje claro que el secreto de confesión no cubre esos delitos, que deben ser denunciados a la justicia.

Te recomendamos: Mark Zuckerberg pierde 5 mil 900 millones de dólares tras caída de Facebook

Otras de las recomendaciones es indemnizar a las víctimas por los "daños sufridos", pero con el patrimonio de los agresores o de la Iglesia y no con aportaciones de los fieles. "Ustedes deben pagar por todos estos crímenes", les urgió François Devaux.

Los hechos ya están prescritos en su mayoría y sus autores ya fallecieron, por lo que es improbable un recurso a la justicia. El episcopado francés ya prometió para 2022 indemnizaciones financieras, algo que no suscita unanimidad entre las víctimas.

El informe será examinado de cerca en El Vaticano. El papa Francisco, que debe tener una audiencia privada el 18 de octubre con el primer ministro francés Jean Castex según el diario La Croix, ya abordó la cuestión con obispos franceses en septiembre.

Alrededor del 80% de las víctimas eran varones.

“Las consecuencias son muy graves”, dijo Sauvé. “Alrededor del 60% de los hombres y mujeres que fueron abusados sexualmente tienen problemas importantes en su vida sentimental o sexual”.

La publicación del documento de 2 mil 500 páginas, preparado por una comisión independiente, se produce cuando la Iglesia católica de Francia, como ocurre en otros países, busca enfrentar los vergonzosos secretos que ocultó durante años.

Las víctimas acogieron con agrado un informe que creen que debería haber llegado mucho antes.

Olivier Savignac, presidente de la asociación de víctimas “Parler et Revivre” (“Hablar y revivir”), que contribuyó a la investigación, dijo a The Associated Press que la elevada proporción de víctimas por abusador es especialmente “aterrador para la sociedad francesa, para la Iglesia católica”.

Te recomendamos: Ssa reporta 2 mil 282 nuevos casos de COVID-19 y 303 defunciones

Savignac cargó contra la Iglesia por abordar estos casos como anomalías individuales y no como a un horror colectivo. Contó que a los 13 años fue abusado por el director de un campamento católico en el sur de Francia, quien fue acusado de abusar de otros chicos.

“Percibí a este sacerdote como alguien bueno, una persona cariñosa que no me haría daño”, apuntó Savignac. “Pero fue cuando me encontré en aquella cama, medio desnudo, y con él tocándome, cuando me di cuenta de que algo estaba mal... Y mantenemos esto, es como un quiste en crecimiento, es como una gangrena dentro del cuerpo y la mente de la victima”.

Víctimas y testigos

La comisión trabajó durante dos años y medio escuchando a las víctimas y testigos y estudiando archivos eclesiásticos, judiciales, policiales y de prensa desde la década de 1950. Una línea de atención telefónica abierta al inicio de la pesquisa recibió 6.500 llamadas de supuestas víctimas o de personas que decían conocer a una.

Sauvé criticó la actitud de la Iglesia hasta principios de la década de los 2000 calificándola de “profunda y cruel indiferencia hacia las víctimas”.

Según el informe, unos 3.000 agresores — de los cuales dos tercios eran sacerdotes — trabajaron en la Iglesia durante ese periodo. Sauvé explicó además que en la cifra total de víctimas se incluyen 216.000 que habrían sido agredidas por curas y otros clérigos.

El presidente de la Conferencia Episcopal de Francia, Eric de Moulins-Beaufort, afirmó el martes que la institución estaba “consternada” por las conclusiones del reporte.

“Deseo en este día pedir perdón, perdón a cada uno de ustedes”, apuntó Moulins-Beaufort refiriéndose a las víctimas.

Según Sauvé, 22 supuestos delitos pueden enjuiciarse aún y han sido remitidos a la fiscalía. Más de 40 casos eran demasiado antiguos como para presentarlos a los tribunales pero implicaban a presuntos agresores que siguen vivos y fueron derivados a las autoridades eclesiásticas.

La comisión emitió 45 recomendaciones para prevenir los abusos, incluyendo la capacitación de curas y otros religiosos; revisar la Ley Canónica — el código legal empleado por el Vaticano para gobernar la Iglesia, y fomentar políticas para reconocer y compensar a las víctimas, dijo Sauvé.

El reporte se produjo tras el escándalo que rodeó al sacerdote Bernard Preynat, ahora destituido, que sacudió a la Iglesia católica francesa. El año pasado, Preynat fue condenado por abusar sexualmente de menores y fue sentenciado a cinco años de cárcel. El religioso reconoció haber abusado de más de 75 niños durante décadas.

Una de las víctimas de Preynat, François Devaux, que lidera el grupo de víctimas La Parole Libérée (“La palabra liberada”), dijo a The Associated Press que “con este informe, la Iglesia francesa va por primera vez hasta la raíz de este problema sistémico. La desviada institución debe reformarse”.

El número de víctimas identificadas en el informe es “mínimo”, agregó apuntando que “algunas víctimas no se atreven a hablar ni a confiar en la comisión”.

El caso Preynat forzó el año pasado la renuncia del exarzobispo de Lyon, el cardenal Philippe Barbarin, quien había sido acusado de no informar a las autoridades civiles de los abusos cuando se enteró de su existencia en la década de 2010. El máximo tribunal galo decretó a principios de año que Barbarin no había silenciado el caso.

AFP y AP

Síguenos en

Agencias

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Toda la actualidad de la CDMX, México y el mundo.

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Más de Noticias

Síguenos