Noticias

¡Que la tradición no muera! las calaveritas de azúcar sobreviven la pandemia

La crisis económica provocada por la pandemia de COVID-19 afectó también a los artesanos que fabrican las calaveritas de azúcar

Por Francisco Montaño

- 23 de Octubre de 2021 - 05:24 hs
¡Que no muera la tradición! las calaveritas de azúcar sobreviven la pandemia

¡Que no muera la tradición! las calaveritas de azúcar sobreviven la pandemia

Para honrar a los difuntos, grandes y chicos, la tradición manda montar un altar previo al 2 de noviembre, ofrenda en la que se colocan los alimentos y bebidas del bien amado recordado, pero lo que nunca falta en la mesa son las típicas calaveritas de azúcar de Día de Muertos.

Celebrar el Día de Muertos es una de las tradiciones más importantes para los mexicanos, a través de la cual, año tras año, se recuerda a aquellos que ya partieron de este mundo, es por eso que las coloridas calaveras llevan en la frente el nombre del ser querido.

La crisis económica provocada por la pandemia de COVID-19 afectó también a los artesanos que fabrican este tipo de productos. Para ellos, 2020 fue un año de pérdidas, como es el caso del taller de dulces tradicionales Jiménez Herrmanos.

Te recomendamos: Abrirán los panteones en Día de Muertos en CDMX: Sheinbaum

La pandemia obligó a cerrar el negocio, por disposiciones del gobierno, pero también porque los trabajadores debieron resgaurdase en cuarentena. El taller trabajó al 50 por ciento, pero sus productos no se vendieron como se esperaba y se echaron a perder.

Sin embargo, para 2021 la buena sorpresa es que será posible recuperar algo de lo que estaba estancado, pese a que las estimaciones eran menores, la fortuna permitió que los pedidos al taller de dulces llegaran.

"Oh sorpresa, que las ventas hace un mes y medio empezaron a subir, a subir, a subir", comenta Guillermo Jiménez, uno de los hermanos que ha mantenido viva la tradición de las calaveras de azúcar.

La familia Jiménez comienza a preparase para el Día de Muertos desde junio. En otros meses, el taller está dedicado a la elaboración de dulces tradicionales mexicanos, que venden en varios estados del país, incluso en los insospechados.

Es posible que cuando un chilango compre un dulce tradicional en algún pueblo distantante de la capital, sean los famosos camotes de Puebla o los típicos cristalizados de calabaza o chilacayote, ese producto haya sido elaborado...en la Ciudad de México.

Con más de 80 años de historia en la elaboración de dulces tradicionales y las emblemáticas calaveritas de azúcar, la Dulcería de los hermanos Jiménez tuvo su origen en Michoacán, con el abuelo de los actuales propietarios.

"A pesar de que no fue un gran negocio, él dio la pauta para esto", relata Guillermo, sentado en su escritorio, quien tiene certeza de que la tradición de las calaveritas de azúcar para Día de Muertos comenzó justamente en Contepec, Michoacán.

Calavera de Azúcar / CDMX

Cuenta que su padre inició el negocio en los años 30 en la Ciudad de México, en la calle de Candelaria, en pequeñas cantidades, junto con sus hermanos. Posteriormente, en la colonia Valle Gómez instaló un taller.

"Decía mi abuelo que esto no iba a morir, porque en todas las casas siempre íbamos a tener a alguien a quien recordar, a un fiel difunto", relata Guillermo Jiménez.

En un año normal, el taller produce alrededor de 350 mil piezas, de los 13 diferentes tamaños de calavera, pero este 2021 esperan comercializar al menos 250 mil.

Alfeñiques y calacas

El taller de los hemanos Jiménez no sólo elabora las calaveras de azúcar, también se dedica a producir figuras de alfeñique, pequeñas piezas que simulan los alimentos de las tradicionales ofrendas de muertos.

La calavera más grande que se elabora en este lugar es del tamaño de un cráneo real, y el costo al público es de 150 pesos.

Leer más: Prepárate para el Desfile de Día de Muertos

El precio dependerá de los insumos para la elaboración y la decoración, como el huevo, el límón y el azúcar, incluso el gas. El paro de comisionarios en la Ciudad de México obligó a parar actividades en el taller dos días.

"Somos 10 hermanos, todos estamos en esto, y estamos tratando de que salga adelante a pesar de todo lo que se atraviese, como el año pasado la pandemia", señala Guillermo. De este negocio viven alrededor de 60 familias.

"El Día de Muertos es el que nos da la batería, nos da la economía, nos da todo para seguir adelante con todo lo que es la fabricación del dulce mexicano".

El taller produce dulce de coco, cristalizado de calabaza y de higo, y camote, netamente poblano, hecho en la Ciudad de México, que distribuye en ferias y mercados de varios estados del país.

"El dulce mexicano, aquí en la Ciudad de México, no es muy socorrido, la gente prefiere un dulce de fábrica, un caramelo, un chocolate", lamenta Guillermo

Síguenos en

En esta nota

  • Día de Muertos
  • Calavera de Azúcar
  • CDMX

Francisco Montaño

Egresado de la carrera de Periodismo y Comunicación Colectiva por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Trabajé en Notimex, Grupo Reforma y El Universal, siempre vinculado a proyectos digitales. Cursé diplomado El Periodista Latinoamericano como agente y líder de cambio, en el Tec de Monterrey, y diversos seminarios sobre innovación periodística y liderazgo en las redacciones con el Grupo Diarios de América (GDA)

Ver más

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Toda la actualidad de la CDMX, México y el mundo.

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Más de Noticias